SARLAFT 4.0: Un recuento desde su implementación

Ya ha pasado un año desde que la Superintendencia Financiera de Colombia expidió la Circular Externa 027 de 2020, dando a conocer la adopción del Sistema de Administración de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo – SARLAFT en la versión 4.0, en el que se espera que las entidades vigiladas tengan un control más riguroso del riesgo LA/FT.

De hecho, el plazo máximo que dio la Superfinanciera para que las empresas implementen y adopten este sistema de gestión fue de un año, por lo que ya la mayoría de las empresas deberían tener aplicadas todas las recomendaciones que hizo la Superfinanciera en la Circular Externa.

Es de conocimiento público que este sistema nace a partir de las recomendaciones que hace el GAFI en la Guía de Identidad Digital y de lineamientos del Fondo Monetario Internacional (FMI), con el fin de darle cumplimiento y reducir el riesgo de LA/FT, así como transformar todos los procesos para que sean más efectivos, ágiles y simples, reduciendo en el mayor porcentaje posible las falencias que existan en las tareas de monitoreo y supervisión.

¿Qué más dice la Superfinanciera sobre el riesgo LA/FT?

La Superfinanciera en la Circular Externa 027 de 2020 dice que: 

“El lavado de activos y la financiación del terrorismo representan una gran amenaza para la estabilidad del sistema financiero y la integridad de los mercados por su carácter global y las redes utilizadas para el manejo de tales recursos. Tal circunstancia destaca la importancia y urgencia de combatirlos, resultando esencial el papel que para tal propósito deben desempeñar las entidades vigiladas por la SFC y el supervisor financiero.”

Lo anterior sugiere un reto para las entidades vigiladas, deben adaptarse y transformarse para implementar el uso de la tecnología, lo que los llevará sin duda alguna a manejar más rigurosamente el riesgo LA/FT y prevenir este y otros tipos de delitos de índole económico o financiero.

Esta normatividad pretende precisamente que los procesos sean muchos más simples y efectivos, pero a su vez, que estos se profundicen y se fortalezcan, para que las herramientas que utilicen las entidades sean más efectivas a la hora de validar a sus contrapartes, esto por medio de un fortalecimiento de la debida diligencia y debida diligencia intensificada que se le debe hacer al beneficiario final, para así lograr detectar de manera más oportuna cualquier actividad sospechosa y mitigar el riesgo que esto pueda generar.

¿Qué debe contener el SARLAFT 4.0?

De acuerdo con la Superfinanciera, el SARLAFT comprende dos fases: la fase uno corresponde a la prevención del riesgo y busca prevenir que “se introduzcan al sistema financiero recursos provenientes de actividades relacionadas con el LA/FT”; y la fase dos que corresponde al control y tiene como finalidad detectar todas aquellas operaciones inusuales que se pretendan realizar o se hayan realizado.

Teniendo en cuenta lo anterior, el SARLAFT que la Superfinanciera sugiere que se implemente comprende mínimamente las siguientes etapas: 

  1. Identificación.
  2. Medición o evaluación.
  3. Control.
  4. Monitoreo. 

Y estas etapas se aplican a través de una matriz de riesgo, para lograr hacer una correcta gestión de todos los riesgos que se logren identificar y así actuar de manera oportuna ante ellos:

  1. Se debe identificar el riesgo, cuáles son sus causas y qué impacto tiene su ocurrencia.
  2. Conocer la relación que pueda existir entre los riesgos que se identifican y los segmentos de los factores de riesgo en las amenazas que puedan surgir.
  3. Determinar la relación entre esos riesgos identificados y todos los riesgos que se le puedan asociar a estos.
  4. Medir la probabilidad e impacto de los riesgos tanto inherentes como residuales.
  5. Establecer los controles precisos para mitigar los riesgos identificados y determinar las variables para medir la efectividad. 
  6. Identificar los indicadores que permitirán llevar a cabo el permanente seguimiento del perfil de riesgo de la empresa.

Esta matriz de riesgo debe revisarse anualmente, el Oficial de Cumplimiento debería encargarse de determinar la metodología a seguir para el diseño y construcción de esta matriz de riesgo.

Es importante resaltar que la Superfinanciera busca, con el SARLAFT 4.0, que las empresas vigiladas no solo cumplan con la normatividad para evitar algún tipo de sanción, sino que trabajen con un compromiso social y ayuden a prevenir cualquier tipo de riesgo asociado al Lavado de Activos y la Financiación del Terrorismo.

Así mismo, la misma entidad afirma que las empresas vigiladas “deberán obtener la información básica, socioeconómica, financiera y transaccional del potencial cliente conforme a su perfil de riesgo, pero, como mínimo, deben tener los datos relacionados con la actividad económica; las características, montos y procedencia de sus ingresos y egresos”.

Es por eso que en Stradata queremos ayudarte a que cumplas con la normatividad y a su vez logres mitigar el riesgo de LA/FT en tu empresa, para ello, te ofrecemos soluciones que están a la altura de tus necesidades y te llevarán a una gestión del riesgo más efectiva, innovadora e inteligente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.