¿Está permitido el uso de la tecnología en procesos AML? - Stradata
LAFTLavado de activos

¿Está permitido el uso de la tecnología en procesos AML?

By 18 septiembre, 2019 octubre 8th, 2019 No Comments
Procesos AML

Mucho hemos hablado de cómo la tecnología puede optimizar los procesos AML de las compañías. 

 ¿Qué dicen los entes reguladores sobre la implementación de herramientas que faciliten el cumplimiento?

 

De acuerdo con las leyes y recomendaciones internacionales, es función de un Oficial de Cumplimiento prevenir o detectar las operaciones inusuales que puedan estar relacionadas con delitos de lavado de dinero y financiación del terrorismo. 

Dada la importancia que le concede la ley a este cargo, se hace entonces cada vez más necesario el uso de herramientas tecnológicas que apoyen los procesos AML

En este sentido, para los reguladores ejercer la vigilancia y control a través de estos nuevos procesos AML, plantea también un desafío significativo. Pues entender y reconocer todas las técnicas disponibles para mitigar los riesgos de las organizaciones en lo relacionado a delitos LAFT, hace que cambien no solo las normas de las regulaciones, sino también las decisiones y el enfoque al momento de evaluar la eficacia del cumplimiento. 

Aunque es claro que la evolución de la tecnología ha hecho más efectivos, eficientes y escalables los procesos AML, ¿Existe alguna norma que restrinja su uso? 

La respuesta es NO. 

Tecnología en procesos AML

 

Si bien como mencionamos anteriormente para las entidades reguladoras de delitos financieros tanto de Colombia, como de otros países, la innovación en soluciones para la identificación de riesgos es un desafío; estas también están conscientes de que su uso es necesario para fortalecer aún más el sistema contra la actividad financiera ilícita.

Frente al uso de nuevas tecnologías en los procesos AML de las compañías, una de las “40 recomendaciones del GAFI”, establece lo siguiente:

“Los países y las instituciones financieras deben identificar y evaluar los riesgos de lavado de activos o financiamiento del terrorismo que pudieran surgir con respecto a  (a) el desarrollo de nuevos productos y nuevas prácticas comerciales, incluyendo nuevos mecanismos de envío; y (b) el uso de nuevas tecnologías o tecnologías en desarrollo para productos tanto nuevos como los existentes. En el caso de las instituciones financieras, esta evaluación del riesgo debe hacerse antes del lanzamiento de los nuevos productos, prácticas comerciales o el uso de tecnologías nuevas o en desarrollo. Los países y las instituciones financieras deben tomar medidas apropiadas para administrar y mitigar esos riesgos”. (Recomendación 15. Nuevas Tecnologías). 

Igualmente, la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal, el Seguro Federal de Depósitos, la Red de Ejecución de Delitos Financieros (FinCEN), la National Credit Union Administración y la Oficina del Contralor de la Moneda, en su 

“Declaración conjunta sobre esfuerzos innovadores para combatir el lavado de dinero y financiación del terrorismo”, hacen referencia a este tema y reconocen que “la adopción de nuevas tecnologías, puede ayudar a los bancos a identificar y reportar el lavado de dinero, la financiación del terrorismo y otras actividades financieras ilícitas, mediante procesos de cumplimiento más eficaces y eficientes”.

Tanto para los Oficiales de Cumplimiento, como para los reguladores, el reto es el mismo: proteger las compañías de delitos fuente de LAFT. Para lograrlo, ambos han tenido que replantear sus recursos y adquirir nuevos conocimientos, pues para hablar de tecnología no solo es necesario implementar y ejecutar herramientas que optimicen procesos AML como la identificación del riesgo, el monitoreo de transacciones y el reporte de actividades sospechosas; sino que también implica un proceso de capacitación. 

Tal vez, es entonces ahí donde encontramos un gran desafío, ya que quienes hagan uso de enfoques tecnológicos dentro de sus procesos AML, deben probar y validar la efectividad de los resultados frente al regulador. 

De acuerdo a la declaración mencionada anteriormente: “Las organizaciones deben evaluar con prudencia si, y en qué momento, los enfoques innovadores pueden considerarse suficientemente desarrollados para reemplazar o aumentar los procesos AML existentes”. 

Nueva era AML

 

El uso de herramientas tecnológicas en procesos AML supone entonces nuevos retos no solo para los Oficiales de Cumplimiento sino también para los Supervisores, quienes deben ser abiertos con las compañías y acompañar sus propósitos de avanzar en la lucha contra el lavado de dinero aplicando enfoques tecnológicos dentro de sus procesos de Cumplimiento, ajustándose a la expectativa reglamentaria.

Actualmente la Inteligencia Artificial por ejemplo, está tomando mucha fuerza en la lucha antilavado. Aplicaciones tecnológicas que integran procesos de Aprendizaje Automatizado (ML), Procesamiento de Lenguaje Natural (PNL), entre otros; son cada vez más útiles para detectar, predecir y monitorear riesgos LAFT. 

Esto ha hecho que los reguladores no sólo acepten estos cambios sobre los procesos AML existentes, sino que promuevan una mejor comprensión de los mismos. 

¡Estamos en una nueva era! Las entidades regulatorias y de supervisión AML lo saben y por eso apoyan la implementación responsable de estas nuevas tecnologías. 

Para seguir avanzando en la nueva era AML y apoyar sus procesos, en Stradata desarrollamos soluciones innovadoras con las que puede hacer más eficiente su labor de cumplimiento. ¡Conozca nuestro ecosistema! aml.stradata.co 

Leave a Reply